Ir al contenido principal

Entradas

Destacado

¿Cómo estás?

Las sesiones de terapia comienzan con un “¿Cómo estás?” Sí, esa pregunta a la que solo quería responder con: “¿Cómo estoy? ¿Cómo estoy? ¿Pues cómo demonios se supone que debo estar? ¡Mi hija murió, recuerdas?!”

Al morir Rebeca recibí las típicas frases que minimizaban la vida de mi hija, pero semanas después vino lo que me hizo odiar esa pregunta; cada vez que alguien preguntaba “¿Cómo estás?” yo respondía con toda honestidad: "Triste", a lo que en la mayoría de los casos replicaban "Ya no estés triste." ¡¿Es en serio?! ¿Cómo se supone que hace uno para “ya no estar triste”? Me acostumbré a no responder y a contener el llanto ante la incomprensión que venía en esa respuesta. Pero todo tiene un límite y eventualmente pregunté: - ¿Por qué no debo estar triste?; mi hija murió! - Sí, pero debes ser fuerte y seguir adelante. - ¡¡¿¿??!!
Por supuesto todo esto lo mencioné en alguna sesión con mi terapeuta, por lo que yo no entendía por qué rayos ella seguía iniciando las sesiones…

Últimas entradas